Recuerdos Junto Al Silencio Del Dolor"

lunes, 22 de septiembre de 2008

 

Os voy a contar una historia..una historia que a algunos les gustará y a otros no.
Todo comenzo una noche de alcohol, en un bar de mala muerte, donde la gente agonizaba y bebía sin parar. Patrick (mi hermano) y yo charlábamos sobre una fiesta en casa de unos amigos el viernes siguiente. por aquel entonces, nuestra vida era como la de cualquier adolescente, éramos jóvenes, teníamos toda una vida por delante, amigos, sueños… creo que demasiados, y nuestra familia, a la que queríamos por encima de todo.Vivíamos juntos en un barrio medio de Nueva York, con mis padres. Todos estábamos muy unidos, nos queríamos con total plenitud y por encima de todo nos espetábamos, dejando a un lado los problemas que teníamos Patrick y Yo fuera de casa.Habíamos andado trapicheando con drogas y teníamos bastantes problemas. Un tiempo después, mi madre murió de un infarto al corazón. Mi padre no lo pudo soportar y se mató una noche en la carretera según venia hacia casa. Nos quedamos solos… tan solo teníamos dieciséis años… fue muy duro para nosotros. Por suerte nos fuimos a vivir con una familia en una casa de acogida. Aparentemente era una familia feliz.., como la nuestra…, ¡que equivocada estaba!…. Mi tutor nos pegaba, llegaba borracho a casa cada noche y no daba patadas hasta dejarnos tirados en el suelo, casi agonizando… Era un infierno. Todos los días igual. La madre también sufría en silencio, cuando cada noche en el sótano la ataba a una silla y la violaba. Al cabo de unos meses conseguimos escaparnos de ese horror y tratamos de buscar ayuda. Por desgracia no lo conseguimos. Caminando entre la noche, bajo la luz de las farolas, divisamos a lo lejos una playa. Había un gran barco mugriento listo para transportar a unos emigrantes. Pensamos que así saldríamos de allí, Sabíamos que Él nos estaría buscando y si nos encontraba…nos mataría. Nos acercamos al barco… por suerte nos dejaron subir. Junto a otras treinta personas de raza negra. Su destino era España. Sabíamos que no saldríamos de ésta... pero dentro de nosotros, en nuestro corazón, teníamos la esperanza de llegar sanos y salvos. Teníamos muchos sueños aún por cumplir. Sueños que tan sólo residían en nuestras mentes, sueños difíciles de alcanzar por nuestra situación en ese momento. Los días pasaban… días enteros y noches completas en ese barco… tirados, sin nada que hacer y muriéndonos segundo a segundo un poco más por dentro. Tras muchos días por fin llegamos al destino. Había muerto mucha gente que venia con nosotros, por falta de nutrición. Habíamos llegado, al fin. Nos buscamos la vida como buenamente pudimos. Ahora tras cuatro años desde lo sucedido…vivo con Patrick en un piso de alquiler. Todo vuelve a ser normal. Tenemos malos recuerdos de una adolescencia,que nunca mas podremos superar, que nos robaron. Una inocencia que se ahogó para siempre en el océano…

“Esta es la historia de dos adolescentes,que perdieron a sus padres con tan solo dieciséis años, mientras jugaban inocentemente con el oscuro mundo de las drogas, siendo tratados como perros y teniendo que venir a España en una patera por miedo a que su padrastro los matase… Nada es fácil en esta vida y mucho menos a nuestra edad, aunque no lo parezca”.

2 comentarios:

Memento Mori dijo...

Señora Ainara, la añado a blogs.

Carolina Álvarez Marcos dijo...

Ya estás :)